FANDOM


Lullaby #1 es el primer capítulo de Nightly Firefly, titulado "Lo que soy".

Sinopsis


10 de Noviembre de 2015

La hora del almuerzo se acercaba, y como era de costumbre, Elena hacía su aparición a esas horas. Tras arreglarse, bajó de su cuarto y se dirigió al comedor de la casa, allí se encontraba Arthur, su tío, sentado de forma elegante.

¿Como has dormido? – Preguntó Arthur luego de la aparición de Elena. – Bien, supongo. – Contestó con una voz algo cansada, demostrando que hacia no mucho se había levantado. Luego de que se sirvió la comida, ambos quedaron solos en la mesa. – ¿Como te ha ido anoche? – Preguntó seriamente Arthur. Pero no pudo recibir una respuesta debido a la aparición de la ama de llaves, quien interrumpió para decirles que había una llamada urgente de la empresa. Obligándolos a dejar el almuerzo a medio comer y prepararse para salir.

Ya en puertas de una de las sedes de Kozlov Inc se podía ver el porqué de la llamada. La entrada a uno de los depósitos traseros estaba totalmente destruida. Seguidamente dos oficiales de policía se acercaron y le comentaron la situación a Arthur, aclarándole que no había ninguna evidencia ni rastro a seguir y que creía que el hecho había ocurrido a horas de la madrugada, aún así trabajadores aseguraban que no faltaba nada.

¿Crees que tenga que ver con Luciérnaga? – Consultó Arthur. Quien ya se encontraba de vuelta en la mansión, en la sala principal junto a su sobrina. – No lo se... es realmente extraño. Podría ser una distracción pero también podría ser un aviso. – Analizaba Elena, pero fueron interrumpidos por la intromisión de alguien más.

Señorita Elena, debería dejar de salir por las noches, la ciudad se ha vuelto mucho más peligrosa este tiempo.– Habló Tiana, ama de llaves de la mansión, demostrando su preocupación ante lo sucedido en la empresa. – Estás exagerando Tiana, además, puedo cuidarme sola. – Contestó fríamente y sin dirigirle la mirada. – Tiene razón, mis disculpas. – Respondió Tiana y rápidamente se retiró. La tensión había quedado en el ambiente, y tras un suspiro Arthur, preocupado por su sobrina, le dedicó unas palabras – Sabes, que la gente se preocupe por ti no es malo, deberías abrirte un poco más.

No puedo darme ese lujo, lo abandoné todo para convertirme en lo que soy y no hay marcha atrás, soy una vigilante. – Dijo Elena. Acto seguido, se levantó y comenzó a retirarse. – ¡Espera! ¿No vas a cenar? – Preguntó Arthur. – Claro que no, esta noche tengo cosas que hacer. – La respuesta fue firme, claramente no iba a cambiar de parecer, terminando por salir de la sala.

En solitario, Arthur apagó su cigarro dejándolo a medias, pero luego recapacitar sobre las palabras de su sobrina. – ¿Lo que eres? Tu voluntad y convicción a veces me asustan.